background

7 tipos de programas de TV que te podrían ayudar a tener éxito

TV

Aunque suene contradictorio y contra el consejo de muchas personas, el uso adecuado de la TV podría ayudarte a conseguir el éxito que buscas.

Digo contradictorio porque todos sabemos que la TV puede ser una influencia negativa y de distracción. Algunas personas pasan muchas horas mirándola; otros no tanto, pero lo poco que ven, no les contribuye en nada hacia lo que quieren alcanzar.

Sin embargo, a veces nos sentimos con poca inspiración y un programa de TV podría ayudarnos. Desde luego, tenemos que tener cuidado y ser selectivos con lo que vemos para no evenenarnos.

En este artículo te diré 7 tipos de programas de televisión que te podrían ayudar a tener éxito:

1.- Reality Shows de negocios: hoy en día, hay reality shows de casi todo y hay unos muy buenos de negocios, que aunque no los transmiten en todos los países, los puedes encontrar en itunes, en amazon y en algunas páginas de internet. Inclusive hay aplicaciones de móviles y tablets que te permiten ver TV de otros páises. Algunos de mis reality shows favoritos son: “The Mentor”, “Undercover Boss”y “Shark Tank”;

2.- Biografías de personajes exitosos: ver la vida y obra de personas que tuvieron mucho éxito, nos ayuda a recordar que el camino hacia lo que queremos conseguir, está pavimentado de obstáculos, decepciones, traiciones y fracasos. Pero a la final, si continuamos luchando, lo lograremos. Te recomiendo biografías como las de Henry Ford, Dale Carnegie, Richard Branson, Steve Jobs, Enzo Ferrari, etc;

3.- Documentales de tu industria: existen documentales de prácticamente todas las industrias. Busca cuáles se han creado del área a la que te dedicas. Además de ayudarte a conocer cosas de tu área que quizá desconocías, podrás ver la opinión y perspectiva de otras personas que hacen lo mismo que tú. Te recomiendo esta página con miles de documentales;

4.-Películas: Todos deberíamos tener nuestra lista de “películas de emergencia” para verlas cuando más las necesitamos. Algunas nos inspiran, otras nos hacen reflexionar y otras nos dan muy buenas lecciones. Algunas de mis favoritas son: “En busca de la felicidad”, “Jerry Mcguire”, “El Informador” y “Cadena perpetua” (esta última no tiene nada que ver con negocios, pero da lecciones que se aplican perfectamente);

5.- Programas de concursos: Aquellos donde el espíritu competitivo pone a prueba a los participantes y que además, van dando consejos muy interesantes sobre la manera de llevar un negocio. Mis favoritos son: “El Aprendiz” y “I want to work for diddy”;

6.- Noticias de tecnología: Bien sea que tu negocio pertenezca al área de la tecnología o no, te recomiendo que veas estos programas por lo de la innovación y constante evolución de la industria. Eso inspira en muchas áreas. Además, 100% de los negocios requieren de la tecnología para tener un mejor desempeño, así que como mínimo aprenderás sobre herramientas que podrás usar en tu negocio;

7.- Talk shows: En estos programas de entrevistas suelen invitar a personas muy interesantes y aunque no pertenezcan a nuestro ramo (muchas veces son actores, músicos, etc.) si sabes escuchar “entre líneas”, recibirás tips y consejos muy valiosos que los puedes aplicar a los negocios. A la final todos debemos aprender sobre liderazgo, trabajo en equipo, gestión, etc. y esos son temas que desarrollan absolutamente todos los profesionales, sin importar el área a la que pertenezcan.

Ahora cuéntame: ¿Cuáles son tus programas de TV favoritos? Me refiero a aquellos que te inspiran para tu negocio. Déjame tus favoritos en los comentarios.

Alex.

Vende el agujero, no el taladro

Vende el agujero, no el taladro

El título de esta entrada es una frase muy común en el mundo del marketing. No recuerdo quien lo dijo por primera vez, pero fue algo como: “Las personas no quieren comprar un taladro, quieren comprar un agujero en la pared”.

Anoche, mientras veía un poco de televisión, vi uno de los anuncios del iphone 5. Desde el inicio, se podían ver jóvenes disfrutando de la vida, bailando, cantando, riendo con sus amigos, relajando en el campo, en la playa, etc.

Todo el anuncio estaba enfocado en las personas, no en el iphone. Desde luego, todos estaban usando el teléfono, específicamente, se destacaba el uso del mismo para escuchar música.

Sin embargo, en ningún momento hicieron referencia a las características generales del teléfono. Ni siquiera mencionaron cuanta música cabe en el iphone, ni la calidad del sonido, ni nada. En mi opinión, el anuncio era perfecto.

Se concentraba en la experiencia del usuario en relación al producto, no en el producto en sí.

Las personas quieren saber las características del producto para decidir si les dará la sensación final que ellos buscan (satisfacción, alegría, tranquilidad, seguridad, etc.) pero no es en esas características que debemos basar nuestro mensaje.

Siempre debemos enfocarnos en el cliente. Colocar las cosas en su perspectiva, no en la nuestra. Las personas quieren saber lo que ellas obtendrán, no lo que tú les darás. ¿Entiendes la diferencia?

Enfoca toda tu comunicación en los beneficios que recibirán los clientes, no en las características de tu producto o servicio.

Cuando al cliente le pintas la imagen en la mente de cómo será su vida después de la adquisición de tu producto o servicio, él será capaz de tomar una decisión más rápidamente.

Cuando las personas compran un taladro, en realidad lo que quieren conseguir, es un agujero. Es eso lo que a ellos les interesa. Desde luego verán las características técnicas del taladro, pero solamente para poder confirmar si obtendrán el agujero que ellos esperan, con el menor esfuerzo, en el menor tiempo, de la manera más efectiva.

Es común que muchos emprendedores y empresarios se enfoquen en lo que ellos le pueden ofrecer a sus clientes. Pero una vez que tenemos conciencia de que al cliente le importa mucho más el provecho que ellos obtendrán, debemos hacerles el trabajo fácil y hablares en su propio lenguaje. No podemos asumir que cuando una persona escucha a un contable diciendo “asesoría fiscal” el posible cliente lo traducirá en su cabeza como “ahorrarás dinero a la hora de pagar tus impuestos”.

En otras palabras y usando otra metáfora: No vendas lo cómodo y suave que es tu colchón, vende las buenas noches de descanso que tendrán las personas al dormir en tu colchón.

Haz una lista de todas las características de tu producto o servicio y encuentra su beneficio equivalente. Si te cuesta hacerlo, ponte en la piel de tu cliente y piensa por qué habrías de contratar a alguien que ofrezca lo que tú ofreces y concéntrate en el resultado final que querrías obtener.

¿Crees que esto te será de utilidad? Hagamos un ejercicio: deja en los comentarios a qué te dedicas y luego escribe el beneficio que obtendrán las personas cuando te compren o contraten.

Alex Kei.

7 trucos para ser más disciplinado en tu día a día

Hace un par de meses leí en un libro una pregunta que me hizo reflexionar bastante: “¿Cuál sería aquél elemento crucial que deberías cambiar en tu personalidad para conseguir más rápidamente lo que deseas?

Mi respuesta es: ser más disciplinado.

Aunque muchos de mis amigos, familiares y colaboradores me consideran muy disciplinado, en mi opinión, no lo soy lo suficiente. No me puedo quejar con lo que he obtenido hasta ahora y en relativamente poco tiempo, pero sé que lograría alcanzar mucho más si afino mi disciplina.

Si tú también consideras que la disciplina es algo en lo que debes trabajar, compartiré contigo 7 trucos que me están ayudando a ser más disciplinado cada día:

1.- Elimina los puntos de fricción: Muchas veces nos cuesta tener disciplina por pequeñas piedras en los zapatos. Cosas que nos hacen el trabajo más dificil, que nos hacen sentir incómodos. Busca lo que te pueda estar molestando (falta de un accesorio o herramienta, falta de un lugar adecuado, etc.) y elimínalo o al menos mejóralo;

2.- Sufre gradualmente: Empieza por un pequeño (pero consistente) esfuerzo y aumenta el tiempo que le dedicas a él hasta que el sufrimiento sea algo natural y no algo que te detenga. No es realista ponernos la meta de trabajar de manera ininterrumpida durante 2 horas si el trabajo nos cuesta. Empieza por la meta diaria de 15 minutos, luego auméntala a 30, luego a 45 minutos hasta que sea algo natural para ti y no algo forzado;

3.- Transforma la frustración en combustible: “es mejor ser alegre que ser triste” dice la bossa nova de Vinicius de Moraes y Baden Powell. Recuerda el sentimiento desagradable que experimentas cada vez que no cumples lo que te habías propuesto. Compara ese sentimiento con el que sientes cuando has vencido la pereza y la falta de inspiración y has logrado lo que te has propuesto. Creo que estarás de acuerdo conmigo que es mejor sentirse bien que sentirse frustrado;

4.- No pienses mucho al respecto: mientras más pensamos en lo que NO queremos hacer, menos queremos hacerlo. Solemos concentrarnos más en el dolor que en el beneficio, así que no pienses mucho y actúa! Es en estos momentos cuando nos conviene ser zombis y actuar sin pensar;

5.- Autoengáñate y empieza: di que solo lo harás durante 5 minutos. Una vez que hayas empezado, ya habrás pasado la peor parte y verás que no te quedarás haciendo lo que tengas que hacer solo por 5 minutos, sino por más tiempo;

6.- Agradécele a tu mente, pero no la escuches: ella buscará todas las excusas posibles para impedirte que hagas aquello que no quieres. A la final, nuestra mente quiere lo (que ella cree) mejor para nosotros y no quiere que pasemos por el sufrimiento de la disciplina. Dile “gracias por tu opinión, pero yo sé lo que es mejor para mi”;

7.- Bloquea el tiempo: Ponle hora a lo que tengas que hacer. No dejes que el día te pase sin haberle puesto una hora específica a lo que debes completar. Decir “mañana durantel el día haré X” no sirve. Verás que ese “durante el día” nunca llegará. Mejor di: “mañana, de 3pm a 4pm haré X”.

¿Tienes algún otro truco que utilices para ser más disciplinado? compártelo conmigo. Y si no tienes otro truco, cuéntame de alguna experiencia donde te hayas sentido muy bien por haber logrado lo que te propusiste (eso te ayudará a recordar lo bien que se siente ser disciplinado y conseguir lo que queremos).

“Si fuese tan fácil, todo el mundo lo haría”

Seneca

Hay cosas que en realidad no son tan difíciles pero requieren de compromiso y disciplina. La verdad es que no cualquier persona está dispuesta a comprometerse en algo que no le dará beneficio inmediato.

Todos tenemos la tendencia a ser facilitas de una manera u otra, en mayor o menor medida. No creo que esto pueda ser considerado un “defecto” sino parte de la naturaleza humana. Buscamos el camino más corto, más rápido y más simple para muchas cosas que hacemos en nuestro día a día.

Eso ha formado parte de nuestras habilidades de supervivencia desde tiempos ancestrales. Sin embargo, es muy útil saber desconectar ese instinto natural siempre que lo necesitamos.

Hay muchas cosas en la vida que requieren de esfuerzo, tiempo y empeño. Generalmente, casi todas las cosas que traen grandes recompensas requieren de esos 3 elementos para poder conseguirlas. Aún sabiendo esto, nos dejamos llevar por el instinto y olvidamos (queriendo o sin querer) la recompensa que nos gustaría recibir.

Hablando de facilísimo, es mucho más fácil quedarnos en una situación actual de “ser” o “estar” en vez de hacer un cambio que nos traerá grandes recompensas. Para muchos, es mucho más doloroso y aterrador buscar un cambio positivo, que quedarse como están actualmente.

Cuando te encuentres en una situación que consideras “difícil” hazte esta pregunta:

¿Cuál es el resultado final ideal que quisiera obtener luego de enfrentar esta dificil situación?

Tienes todo el derecho a imaginar y soñar el mejor resultado posible. Visualízalo e imagina cómo te sentirás, lo que tendrás, con quien estarás, donde estarás, etc. Lo que quieres ver en este momento es el resultado final conseguido de manera exitosa.

Si ese resultado final que estás visualizando es realmente bueno y es algo que de verdad quieres conseguir, pasa a la siguiente etapa y hazte la siguiente pregunta:

¿Qué cosas me parecen difíciles para poder obtener ese resultado final?

Enumera las diferentes cosas que representan para ti un desafío (bien sea no saber cómo hacer algo o no tener lo recursos necesarios, no tener tiempo, etc.) y luego busca posibles maneras de superar esas dificultades.

Por ejemplo: Si uno de los obstáculos es “no tengo tiempo”, enumera posibles maneras de superar esa dificultad: “despertarme 15 minutos antes”; “delegar esto o aquello de mi día a día”; “dejar de hacer X actividad durante una semana”, etc. (y cuidado! si ya te está pasando por la cabeza la frase “ojalá fuese tan fácil”) Muchas veces, la solución ante un obstáculo también te parecerá difícil. En este caso, identifica la manera de superar ese nuevo obstáculo que has identificado.

Lo importante es que con la primera pregunta que te has hecho (“¿Cuál es el resultado final ideal que quisiera obtener, luego de enfrentar esta difícil situación?”) recuerdes que vale la pena dedicarle tiempo y esfuerzo a esa actividad. Luego, solo te quedará identificar los obstáculos que podrían presentarse en tu camino y buscar la manera de eliminarlos uno a uno.

Nada que merezca una gran recompensa, podrá conseguirse fácilmente.

7 Claves Esenciales para un buen Posicionamiento de la Marca Personal

Imagen creada para difundir el branding de Alex Kei

Ejemplo de imagen creada para difundir el branding de Alex Kei

Estoy seguro que has oído hablar muchas veces sobre la importancia de crear una marca personal. Vivimos en una época en que las personas quieren hacer negocios con personas, con seres humanos y la marca personal es sumamente importante.

Saber la importancia de la marca personal es una cosa, pero saber qué hacer para posicionarla, es otra.

En este artículo te diré 7 claves esenciales para que posiciones de manera correcta tu marca personal. Luego de las 7 claves, podrás ver un vídeo que grabé con Victor Martin hablando al respecto. No dejes de verlo, lo encontrarás muy útil.

Pasemos ahora a las 7 claves:

1.- Da antes de recibir: En un mundo donde todos exigen algo de nosotros, bien sea nuestra atención, nuestro tiempo, nuestro dinero, etc. es fundamental que estemos dispuestos a dar antes de exigir nada a cambio. Aportar parte de nuestra experiencia, conocimientos y consejos de manera altruista, es una gran manera de demostrarle a nuestro público que tenemos una motivación más allá del dinero. Queremos representar un cambio y queremos mejorar la vida de quien nos escucha y nos sigue;

2.- Está en todas partes: La repetición y la omnipresencia son claves esenciales para posicionar una marca. Debemos ocupar espacio en la mente de nuestro público y si es de manera frecuente y a través de medios diferentes, mejor aún. Construye esa omnipresencia a través de tu blog, vídeos, podcasts, etc. y asegúrate de estar presente en los diferentes entornos donde tu audiencia pase su tiempo;

3.- Deja la timidez de lado: Los negocios son los negocios y la vida personal es la vida personal. No podemos llevar al negocio características de nuestra vida personal si eso nos puede afectar de manera negativa. Si somos tímidos en nuestro día a día, debemos dejar eso de lado cuando estemos con nuestro negocio (te lo dice un verdadero tímido que lo disfraza muy bien);

4.- Muestra tu lado humano: Conocer a la persona que está detrás del profesional crea una cercanía con el público. A la gente le gusta ver el lado humano de los profesionales. Cuenta un poco sobre tu vida, tus valores, lo que te motiva. Nos sentimos atraídos por personas con sangre en las venas que nos muestran que sienten y piensan igual a nosotros en muchas cosas;

5.- Sé coherente: Una marca se compone de elementos visuales, verbales y vivenciales. Asegúrate que esos elementos son coherentes con lo que quieres transmitirle a tu audiencia. Piensa en la imagen que quieres proyectar y la imagen que tu público admirará y apreciará y sé coherente en todo momento con ella;

6.- Apaláncate del branding ajeno: Únete, crea alianzas y colaboraciones con otros profesionales que ya tengan un buen posicionamiento de marca. Crea una relación Ganar-Ganar con ellos y exponte a su público. Al colaborar con ellos y trabajar en conjunto, parte de su reputación será tuya (y viceversa);

7.- Monitoriza tu imagen: Está atento al feedback de las personas. Escucha lo que se dice sobre tu marca, haz los cambios que consideres necesarios y refuerza aquellas cosas positivas que le agradan a las personas. La idea no es que te obsesiones con lo que dicen los demás, ya que las opiniones son sumamente subjetivas, pero tampoco podemos ignorar completamente lo que se habla de nosotros.

Te invito a que veas este vídeo donde Victor Martin y yo te contamos lo que hacemos nosotros para posicionar nuestra marca personal:

Déjame tu comentario para saber qué opinas sobre todo esto.

Cómo ser más productivo en corto tiempo

Todos sufrimos de falta de tiempo. Además, a eso, le atribuimos la culpa de ser poco productivos.

La ley de Parkinson (de Cyril Parkinson el historiador – no de James Parkinson el médico) explica muy bien por qué solemos procrastinar y sufrir de “falta de tiempo” para cumplir con nuestos objetivos. La Ley dice: “el trabajo se expande hasta llenar el tiempo disponible para que se termine”.

Aunque me gustaría decir lo contrario, yo soy víctima de esa ley.

La semana pasada, tuve que grabar con urgencia un vídeo. Lo grabé y lo edité, todo en 57 minutos! Ese tipo de vídeos me toman al menos 2 horas realizarlos.

Cuando analicé mi “hazaña” de grabar, editar y publicar un vídeo en menos de una hora, recordé la ley de Parkinson. Como tenía prisa, me tomó solo 57 minutos. Si no hubiese tenido tanta prisa, me hubiese tomado las 2 horas que normalmente me toma.

Analiza muy bien la ley:

“El trabajo se expande hasta llenar el tiempo disponible para que se termine”

“El trabajo se expande”… curioso ¿no? Por “arte de magia” el trabajo toma más tiempo cuando tenemos más tiempo para hacerlo.

Ahora, teniendo consciencia de esta ley y sabiendo por experiencia que de verdad sucede, me he creado tres pautas para usarlas yo mismo en estas situaciones y las quiero compartir contigo para que tú también las aproveches:

1.- Crea micro-metas: Si la actividad es compleja y requiere de varios pasos para ser completada, divídela en varios segmentos. Crea un tiempo límite para cada segmento e intenta que ese tiempo límite sea ligeramente (o bastante) inferior al tiempo que crees que te tomaría hacerlo. Recuerda que si te das 2 horas, te tomará eso: 2 horas. Pero si te das solo 45 minutos, verás que muy posiblemente también la completes en ese tiempo;

2.- Agrega una urgencia real a la actividad: Si no tienes una urgencia real, crea la situación para que la tengas. Por ejemplo: supongamos que tienes que salir a las 11am. Empieza a hacer la actividad a las 10am. De esta manera, sabes que tienes solamente 60 minutos para completarla. Otra manera sería comprometiéndote con alquien y prometiéndole que le entregarás lo que tengas que hacer en “X” tiempo. Así ya sabes que tienes que darte prisa para no quedar mal con esa persona.

3.- Premia el resultado: Lograrlo te dará un orgullo y satisfacción enorme (sobretodo si eres un gran procrastinador) pero además, premia el resultado obtenido con algo que te haga sentir bien. Has hecho un buen trabajo así que tómate un par de horas libres, navega sin remordiemientos por Amazon o, yo que sé! lo que sea que te haga sentir bien. :)

Lo importante es que te retes a ti mismo y pongas plazos más cortos de lo que sería realista terminar una actividad determinada. Por la Ley de Parkinson, encontrarás la manera de hacerlo rápidamente. Pero eso sí: No dejes que tu cerebro sea complaciente contigo. No caigas en la trampa de pensar “bahh! esto es solo un juego! no tengo prisa!”. El paso Nº2 que te he descrito arriba es muy importante para luchar contra ese pensamiento. Así que cuidado!

¿Crees que estos consejos te podrían ayudar? Déjame tu comentario a continuación.

7 formas de encontrar financiación para tu idea de negocio

Foto de: 401(K) 2012 - Flickr.com

Foto de: 401(K) 2012 – Flickr.com

Somos emprendedores, tenemos un montón de ideas y sabemos que algunas de ellas podrían cambiar el mundo.

Sin embargo, muchas veces no contamos con el capital necesario para llevarlas a la práctica, para hacer que nuestro negocio crezca y para promocionarlo de la manera más efectiva.

En este artículo te voy a decir 7 formas de encontrar financiación para tu negocio:

1.- Ayuda de amigos y familiares: Conozco muchas personas que preferirían morir antes que pedirle dinero prestado a sus familiares y amigos (bien sea por vergüenza, por orgullo o por lo que sea). Recurre a ellos y hazles visualizar el potencial de la idea, de esta manera, lo verán como una oportunidad de crecimiento y satisfacción para ellos. Desde luego, no olvides mencionar el plan que tienes para pagarles de vuelta y ofréceles un beneficio adicional por su préstamo. Empieza por las personas que tienes más cerca, las personas que confían en ti y que te aprecian. Cuéntales tus ideas, diles los planes que tienes para llevarlas a cabo exitosamente y pídeles que te apoyen.

2.- Crowdfunding: Muy popular hoy en día. Páginas como Kickstarter o Indiegogo te permiten encontrar financiación para tus proyectos a través de la “financiación colectiva”. Esto consiste en presentarle tu idea al mundo, venderles los beneficios de la mejor manera que puedas y ofrecerles algo a cambio por su apoyo. Si 1000 personas te ayudan con US$20, allí tienes los 20.000USD de financiación que necesitabas para tu proyecto (para una descripción más detallada sobre crowfunding, ve a este enlace)

3.- Prestamistas privados: Con la crisis han aparecido muchas empresas de capital privado que te podrían ayudar con tu negocio. Algunas son mejores que otras (o mejor dicho: algunas te chupan la sangre menos que otras) pero pueden ser una buena salida, sobretodo si necesitas dinero rápido. Averigua bien las condiciones de cada prestamista, lee la letra pequeña y prueba con esta opción.

4.- Business Angels: Personas generalmente acaudaladas (no siempre) que invierten en tu proyecto o negocio con la “esperanza” de que rinda los beneficios que tanto tú como ellos esperan. Ellos te dan el dinero a cambio de una participación en tu empresa (pequeña, en muchos casos) y si todo sale como lo planeado, todos contentos! si las cosas no salen bien, el Business Angel pierde su dinero y tú pierdes un “amigo” (y tu reputación);

5.- Eventos de recaudación de fondos: Cenas de gala, reuniones de networking, rifas, subastas, etc. Aunque esta forma de financiación requiere de un presupuesto inicial para poder llevarla a cabo, puede ser una buena manera de conseguir mucho dinero a cambio de poco dinero. Piensa en el tipo de público que te interesa, organiza algo de beneficio para ellos, conéctalos con otras personas o simplemente, hazles pasar un buen momento y cóbrales por ello. A las personas les encantan las reuniones sociales y si además, los sacas de su rutina diaria, te lo agradecerán;

6.- Asociarse con otras personas: A veces lo que necesitamos es que nos echen una mano, no solo a nivel económico sino a nivel estratégico también. Aunque muchas veces buscar un socio se traduce en buscarse un dolor de cabeza, si elijes a las personas correctas, juntos podríais hacer crecer una idea con el apalancamiento de todos.

7.- La banca: Dependiendo del país donde vivas y de la situación económica actual, recurrir a los bancos para conseguir dinero podría ser una opción a considerar. No solo a través de créditos profesionales sino a través del método que muchos emprendedores (yo me incluyo) hemos utilizado para financiar ideas: Tarjetas de crédito. A través del uso de una, dos o tres tarjetas de crédito, podrías tener el dinero suficiente para poder arrancar con tu idea. ¿Qué pasa si no tienes tarjetas de crédito ni manera de conseguirlas? Recurre al punto número 1 de este artículo (y usa las de ellos!… con su autorización y permiso – Claro está!!)

¿Crees que puedas usar una de estas formas para conseguir financiación? ¿Conoces otra manera? Déjame tus comentarios.

¿Por qué los americanos nos llevan tanta ventaja?

Imagen de: Mike Licht, NotionsCapital.com - sobre el lienzo de Dioscoro Teofilo de la Puebla Tolin

Imagen de: Mike Licht, NotionsCapital.com – sobre el lienzo de Dioscoro Teofilo de la Puebla Tolin

En mi último viaje a los Estados Unidos de América, tuve la oportunidad de hablar y entrevistar a más de una docena de emprendedores y empresarios que me ayudaron a entender un poco mejor por qué ellos nos llevan tanta ventaja a los del mundo hispanohablante.

Pero antes de contarte lo que aprendí, déjame primero hacer una advertencia: hay cosas de las que hablaré que no son más que mi percepción personal, basado en mi experiencia y en lo que he visto con mis propios ojos. No escribiré estas palabras con la intención de ofender, sino de hacer un llamado a la reflexión para mejorar la situación actual de los países hispanos. Hay ciertos casos en los que generalizaré (sé que no se debe generalizar pero a veces, la generalización ilustra muy bien la realidad predominante) basado en lo que la mayoría de personas hace, piensa o dice. No tengo ninguna intención de ofender a los más nacionalistas, pero tengo el derecho de expresar mi opinión.

Habiendo hecho esta advertencia, pasemos a lo que percibo del por qué los americanos nos llevan tanta ventaja:

Las diferencias entre los Estados Unidos de América y los países hispanos son enormes. Y diría que todo se basa en una sola cosa: la mentalidad (sé que suena a cliché, pero déjame explicarte por qué lo digo). Los empresarios y emprendedores norteamericanos creen que lo que quieren conseguir, es posible conseguirlo y al creerlo, lo consiguen. Creen que hay oportunidades para todos, que el éxito está accesible a todo el que esté dispuesto a trabajar por él y creen que todo es posible sin importar la situación económica, la condición social o la raza. No estoy diciendo que basta con tan solo “creer” para conseguir algo, pero éste es sin duda un requisito inicial que no puede faltar.

El segmento de emprendedores y empresarios hispanos, en cambio, está lleno de creencias limitantes y al mismo tiempo, está lleno de conformismo. Existe la creencia de que el gobierno y otras entidades, son las responsables de nuestro éxito o fracaso y que sin su ayuda, no podremos lograr nada considerable. Se cree que los recursos disponibles son escasos y que no hay suficiente para todos. Y para compensar estas creencias y no morirse de depresión por culpa de ellas, se conforman con la situación actual, no aspiran a mucho para que no hayan decepciones y cualquier persona que tenga la meta de tener más de lo que necesitaría para vivir, se le tacha de codicioso.

Se tiene la fuerte creencia de que lo que nos impide tener éxito no tiene que ver con nuestra mentalidad sino con el país en el que vivimos.

He conocido a estadounidenses que viven en Tailandia, Filipinas, Bali y otros países muy lejanos a EUA y aún así tienen mucho éxito en sus negocios. El país donde viven no es un factor determinante en su éxito, sino la mentalidad con la que llegan al país donde viven.

En el mercado hispano se suele escuchar la frase: “aquí es diferente, aquí no tenemos las oportunidades que los Americanos tienen“. Esta frase tiene su grado de verdad, pero no es por eso que tenemos menos éxito que los americanos.

Veamos por ejemplo: la formación. Las personas de éxito en los Estados Unidos de América invierten grandes sumas de dinero en formarse y educarse y así disponer de las herramientas mentales que les ayudarán a crearse las oportunidades que los llevarán a conseguir las metas que quieren, mientras que el mercado hispano, espera recibir la formación gratis por parte del gobierno a través de subvenciones o becas. ¿Qué nos indica esta situación? que los americanos se crean las oportunidades ellos mismos, no esperan a que se las den en bandeja de plata.

Hay una cita de Francis Bacon que dice: “un hombre sabio se crea más oportunidades de las que encuentra.” En otras palabras: si los demás (familia, amigos, gobierno, sociedad, etc.) no te dan las oportunidades que necesitas, debes creártelas tú mismo. Pero este es un pensamiento muy aterrador para muchos hispanos. Siempre será más fácil dejar la responsabilidad en manos de otros.

Otra de las diferencia que se ve en los EUA es que el éxito se felicita, no se recrimina. La ambición es una cualidad positiva, no negativa. Los millonarios se fomentan, no se critican.

En los países hispanos, predomina la creencia de que el dinero es algo malo y por lo tanto, un motivo de vergüenza. Tampoco es raro encontrar personas que piensen que los millonarios son todos corruptos y tramposos que han hecho algo ilegal para conseguir lo que tienen. Hay muchos ricos corruptos, es verdad. Y también hay muchos pobres corruptos. No se trata de cuanto dinero tiene la persona que es corrupta, sino de sus valores.

Desde luego, los Estados Unidos de América no es una nación perfecta ni libre de problemas (no existe ninguna que lo sea). Hay muchos americanos viviendo en la pobreza y con serios problemas económicos (como en cualquier lugar del mundo). Pero soy un ferviente creyente en que muchas personas que tienen problemas económicos, los tienen por haber tomado decisiones erradas en sus vidas, con sus carreras, con su formación y con su manera de afrontar los obstáculos que se les presentan.

La vida no es un viaje fácil de emprender y el éxito no se consigue a través de uno o dos pasos. Muchos emprendedores y empresarios americanos lo saben y no paran de luchar hasta que lo consiguen. Los del mercado hispano esperan que los demás les solucionen sus propios problemas y creen que si la vida les da limones, es porque eso es lo único que se merecen.

Sé que muchas personas al leer este artículo dirán: “es lo que hay“, “así somos y así seremos“, “¿qué le vamos a hacer?“. Estas personas no creen en el cambio ni en el progreso, sino en conformarse con la realidad.

¿Tú qué piensas al respecto? Déjame tus opinión aquí en los comentarios.

7 maneras de encontrar inspiración cuando más la necesitamos

La inspiración es importante para poder trabajar y sobretodo, para trabajar con gusto. Cuando estamos inspirados, nos sentimos imparables y con un gran optimismo.

Sin embargo, muchas veces no nos sentimos inspirados y eso hace que procrastinemos y atrasemos todo lo que tenemos que hacer. Algunas personas hablan de falta de motivación, pero en realidad el problema puede ser falta de inspiración.

Aunque tengas los motivos para hacer lo que debes hacer, simplemente no te sientes inspirado a hacer lo que sea necesario para conseguirlo.

En este artículo te daré algunas ideas para que puedas conseguir la inspiración cuando más la necesitas:

1.- Intercambia ideas con personas de mentalidad similar a la tuya: Poder hablar con personas que piensan como nosotros y que tienen metas iguales o similares a las nuestras, nos ayuda a estimularnos y a sentirnos apoyados en lo que queremos conseguir. Pregúntales por sus metas y lo que están haciendo para conseguirlas. Háblale de las tuyas y los planes que tienes para hacerlas realidad y verás que la inspiración comenzará a aparecer;

2.- Lee biografías de personas que admires: Si te fijas en la vida de las personas que tienen (o tuvieron – en caso de que hayan fallecido) la vida que tú quisieras tener, te ayudará a recordar los motivos que tienes para hacer lo que tengas que hacer. Aprende sobre sus vidas, sus historias y cómo ellos llegaron a conseguir lo que tu quieres;

3.- Recuerda los momentos de éxito que hayas tenido: Es importante que reconozcamos y recordemos nuestros éxitos del pasado. Nos hace sentir orgullosos de nosotros mismos y nos recuerda, que somos capaces de hacer cosas buenas y valiosas. Festeja tus triunfos y tenlos siempre presentes en tu mente como trofeos;

4.- Visualiza el resultado final que quieres conseguir: Concéntrate en tus motivos. Pregúntate “¿Por qué esto es importante para mi?” y visualiza a diario cómo será tu vida una vez que consigas tus metas más importantes. Crea una imagen clara en tu mente de lo que serás, tendrás y harás cuando hayas conseguido lo que quieres. Mantén presente esa imagen siempre que sientas que te falta inspiración;

5.- Cree que es posible: Si luchamos por conseguir algo pero en realidad no estamos seguros si lo conseguiremos, nos desanimamos y perdemos la energía necesaria para perseguir nuestros sueños. Confía en que lo que deseas, es posible de conseguir. Si otros lo han conseguido, tú también puedes. Es cuestión de tiempo y de esfuerzo para que tú también lo disfrutes;

6.- Ve un programa de televisión de tu ramo: Aunque ver el tipo de programas de televisión errados puede hacerte perder tiempo y distraerte de tus metas, si elijes los programas correctos, recibirás un impacto positivo. Hoy en día hay programas de prácticamente todos los temas imaginables. Encuentra aquellos que te estimulen y que te expongan a personas admirables de tu sector y que puedes usar como modelos a seguir;

7.- Escucha música que te suba el ánimo: La musicoterapia es sumamente efectiva. Escuchar música que nos anime y nos haga sentir bien nos ayuda a sentirnos vivos y nos ayuda a ver la vida de otro color. Crea una lista de reproducción con tus canciones favoritas y tenla a la mano para esos momentos en los que te falte la inspiración.

¿Tienes otra manera para encontrar inspiración cuando más la necesitas? Compártela en los comentarios.

Alex Kei Estafador: Cómo la envidia puede llegar a intentar manipular la realidad

Hace un par de meses me encontré un vídeo en Internet titulado: Alex Kei Estafador. Mi primera sensación fue de susto. Pensé: “¿Quién puede considerarme un estafador? ¿Qué he hecho yo para que alguien pueda llamarme de esa manera?”. Al reproducir el vídeo, me di cuenta como la persona que lo creó, manipuló de una vil manera hechos de mi vida profesional, según él cuestionables, pero lo peor del vídeo es cómo manipuló la realidad para hacerle creer a las personas que lo vean, que lo que él dice es cierto.

Para hacer las cosas más interesantes, la persona desactivó la opción de comentarios en el vídeo. Él anticipó que si dejaba que las personas comentaran, los que me conocen (mis clientes, aliados, compañeros de negocio, etc.) abogarían por mi y desmentirían esas afirmaciones. Hace aproximadamente un año, se dio el caso en una página de preguntas y respuestas, que alguien preguntó que si yo era de fiar o no y varios de mis clientes, muy amablemente, hablaron cosas muy gratificantes de mi y de mi trabajo (puedes ver de lo que hablo en este enlace).

Hoy, en este artículo, quiero desmentir cualquier afirmación falsa que hace ese vídeo. Quizá te preguntarás ¿Por qué darse a este trabajo en vez de ignorarlo? Pues, porque creo en las relaciones basadas en confianza y siempre me he esmerado en ser lo más transparente que puedo ser ante el público que me sigue y ante mis clientes. Además, porque tengo el derecho de hacerlo. Esa persona que creó ese vídeo, lo hizo con mala intención, para intentar afectarme y yo tengo el derecho de explicar que todo lo que él dice, es falso.

Él empieza afirmando que yo no puedo ser presidente de una empresa, porque solo se puede ser presidente de empresas grandes. Eso es falso. Yo soy presidente de mi empresa porque así se estableció en los papeles de constitución y eso no es más que un título. La empresa no tiene que ser multimillonaria para que tenga un presidente.

Luego dice que en nombre de mi empresa no figura ninguna tienda online. Me gustaría saber a mi: ¿En cuáles registros buscó él esa información que es totalmente privada?. Mi empresa maneja varias tiendas online, propias y de algunos clientes y los registros son privados. Desde que empecé a dictar mi curso de comercio electrónico con la técnica llamada “Dropshipping”, la pregunta más frecuente que recibo es: “¿De qué son tus tiendas?”. Al inicio, solía decirle a las personas de qué eran, hasta que vi, que empezaron a aparecer tiendas copiadas textualmente de las mías. A partir de ese momento, hice privados los registros de mis tiendas, para evitar más competidores y copias baratas de lo que yo hago.

Luego él afirma que yo NO doy cursos de Marketing. Pues le informo que yo tengo el curso de Marketing y Negocios llamado “Traficología” y tengo el seminario “Marketing Acceleration Seminar”

Él entra en alegaciones de que tener una empresa fuera de España y hacer el trabajo en España es ilegal, etc. Esta persona no sabe que yo vivo solo una parte del año en España y ni siquiera tengo oficinas en ese país. Además, todos mis colaboradores están en 11 países diferentes porque tenemos un sistema de trabajo totalmente online, sin una sede física. Cada uno de ellos trabaja desde sus casas. Pero eso él tampoco lo cree y en su mente, no puede aceptar esa realidad. Además, España no representa la mayoría de nuestros clientes, solo una parte. Más del 65% de nuestros clientes son de 27 países diferentes.

Luego se inventa una historia de que yo monté la empresa en USA para evadir impuestos y que yo no facturo más de 60.000USD al año. En realidad, yo abrí la empresa en USA porque mi hermano, que es el CEO de la empresa, vive en Estados Unidos y él conoce abogados y contables especialistas en Negocios por Internet, cosa que es muy difícil encontrar en otros países. Para estar asesorado por personas especialistas en las leyes de Internet, entre otras razones, decidimos abrir la empresa allí. Además, cada persona es libre de decidir donde abrir su empresa, donde residir y donde pagar impuestos ¿no?

Posteriormente, él usó un vídeo de promoción de uno de mis cursos donde yo digo que con el dropshipping, se puede empezar a facturar el mismo día que se empieza. Eso era verdad en aquella época (año 2009) pero NO es una realidad en el 2013. Mezcló ese vídeo antiguo con uno nuevo donde explico que eso no es posible hoy en día y hace creer que me estoy contradiciendo. En realidad, el primer vídeo es 3 años más viejo que el segundo y las cosas cambiaron (por eso creé el nuevo vídeo explicando la situación actual).

Y desde luego, la persona se mantiene en total anonimato porque sabe el tipo de jugada que está haciendo. Si realmente creyera que todo lo que él dice es cierto, daría la cara. Pero no lo hace, porque sabe que mis abogados estarán encantados de hacerle una visita por calumnia e injuria (que por cierto, según el artículo 206 del código penal de España, eso es castigado con prisión).

La envidia y los celos de algunas personas no tienen límites. Esta persona se dio al gran trabajo de editar y montar ese vídeo solo para intentar perjudicarme. Según él, para “advertirle” a las demás personas que yo soy un estafador y para que yo no pueda engañar a nadie. Una persona que acusa a otra con falsos testimonios y que además, se mantiene en el anonimato, Sí que es una persona de la cual yo no me fiaría.

De todas maneras, me siento muy halagado por tener este admirador secreto que me sigue de cerca y está pendiente de todos mis pasos.

“Si nunca nadie te ha criticado, es porque nunca has hecho nada notable”.

Web Analytics